En el mes del #DíaInternacionaldelaAlimentación, queremos recordar la importancia de una buena nutrición. Son muchas las personas que hacen posible que se construya un proyecto de huerta, desde los equipos docentes, las familias y los niños, hasta nuestros donantes y aliados.

Por eso, seguimos ampliando y diversificando nuestros programas, para que cada vez más personas, niños y adultos, conozcan los beneficios de las huertas agroecológicas y de alimentarse saludablemente. Comprender que la alimentación de los argentinos evolucionó e involucrarse forma parte del aprendizaje que hemos tenido.

Este mes, compartimos dos actividades diferentes, pero con un objetivo común: que distintas personas, trabajando en conjunto logran fomentar una mejor alimentación para los niños, pero también para los adultos: un ciclo de talleres de huerta y dos jornadas de voluntariado.

Talleres de Huerta móvil: una nueva forma de sembrar

Los talleres de huerta móvil son una nueva propuesta de Huerta Niño, que brinda la posibilidad de acercar la huerta a distintas personas. A través de actividades de huerta en cajones reutilizados como canteros, se comparte información sobre siembra y se realiza el trasplante de plantines.

Precisamente, con la idea de que cada persona aprenda a producir sus alimentos, ya sea en ámbitos rurales o urbanos, adaptando las huertas a distintos espacios y pueda reflexionar acerca de su alimentación y la de sus familias es que desarrollamos las huertas móviles.

Durante la primera semana de octubre llevamos la huerta a los empleados de Mondelez Argentina: tres equipos de Huerta Niño llevaron adelante talleres en simultáneo en las plantas de Thames, Pacheco y Victoria.

Para cerrar el ciclo de aprendizaje, además de compartir la misión de Huerta Niño y los avances de los proyectos de huerta con los empleados, es que se donaron las huertas móviles construidas por ellos mismos a tres escuelas: la escuela Nº34 “Isaac de Olivera Cezar” de Loma Hermosa, la escuela Nº1 de Pilar y el Jardín de Infantes Nº912 “Benito Quinquela Martín” de Boulogne Sur Mer.

Así, se realizó la entrega de las huertas en cajones, que muy pronto podrán ser trasplantadas a las huertas que las escuelas ya tienen activas.

Fue una gran oportunidad para compartir junto a los niños sus actividades, conocer cómo avanzan los proyectos de parte de los docentes y directores que los llevan adelante y compartir material didáctico con las escuelas, para que los niños aprendan sobre nutrición y buena alimentación.

¡Les agradecemos mucho a las escuelas por recibirnos!

Las actividades de voluntariado son otro medio para vincular a las escuelas con nuestros aliados y voluntarios:

El sábado 21 de septiembre se realizó la construcción del espacio de huerta del Jardín de Infantes Nº903 de San Isidro. En  esta jornada se destacó la gran participación de la comunidad.

La directora Bettina Giles y las docentes los recibieron a todos: padres y madres, al equipo de Huerta Niño y a 16 voluntarios de Banco Patagonia para una jornada llena de actividades. Con la coordinación de Mariano Contreras e Ignacio Ribero Ibatta, de Huerta Niño, se realizó la construcción de un cerco perimetral de 5 metros y cuatro canteros de altura, se trasplantaron hierbas aromáticas en neumáticos reutilizados como canteros y se preparó una compostera para reutilizar residuos orgánicos.

Y en septiembre también acompañamos al Jardín de Infantes Nº909 de Alejandro Korn en la construcción de su proyecto.

Un día antes de la jornada en la escuela Nº903, el viernes 20 de septiembre, la directora Gloria Jesús, la maestra de huerta Roxana Reynoso y 15 madres de los alumnos del jardín empezaron la jornada temprano para recibir al equipo de Huerta Niño y a 14 voluntarios de Zurich.

La actividad, coordinada por Pablo Capuccio, líder de voluntariados externo, y Pablo Rouaux de Huerta Niño, se llevó adelante con el gran trabajo en conjunto de toda la comunidad y los voluntarios, logrando completar la construcción del cerco perimetral de 10x5 mts y de cinco canteros de altura, además de la colocación de un sistema de riego.

Al finalizar la jornada, los alumnos se dividieron por equipos y se realizó el trasplante de plantines y otras actividades en el espacio de huerta.

Nos alegra mucho ver que los niños de los dos jardines de infantes ya tiene sus proyectos de huerta listos para empezar a sembrar y cosechar

Lo más importante, es poder ver que sea con voluntariados o talleres, hay muchas maneras de trabajar en conjunto para que cada vez más niños tengan su huerta!