Comer más frutas y verduras es el primer paso para tener una mejor alimentación. Pero hay algunas cosas que nos pueden ayudar a aprovechar mejor todos sus beneficios.

Más colores, más nutrición

Un plato lleno de colores tiene muchos más nutrientes: cada color tiene distintos beneficios y agregar muchos colores a nuestras comidas ayuda a que aprovechemos mejor todo lo bueno que nos pueden dar. 

Verde: las verduras verdes aportan antioxidantes como la luteína, además de calcio y magnesio, fibra, vitamina C y K. Entre otros beneficios, fortalecen los huesos y cuidan la vista. Algunas verduras verdes son: la lechuga, el apio, el brócoli, las manzanas verdes, los repollos, la acelga.

Amarillo: las verduras y frutas amarillas aportan vitamina C, magnesio, ácido fólico y potasio, que fortalecen el sistema inmune, ayudan a prevenir enfermedades cardiovasculares y circulatorias y son buenos para la piel. Algunas verduras amarillas son: Choclo, morrón amarillo, mango y banana. 

Rojo: las frutas y verduras rojas contienen licopeno, que también ayuda a la buena salud cardiovascular y antioxidantes. Algunos ejemplos son: tomate, cereza, frutilla.

Naranja: las verduras y frutas naranjas contienen vitamina C y betacaroteno, ayudan a preservar la salud de la piel y la vista: como la calabaza, durazno, zanahorias y mandarinas.

Blanco: las verduras blancas contienen flavonas y flavonoides y potasio. Reducen el colesterol, bajan la presión arterial y son antioxidantes. Algunas verduras de este color son: las cebollas y el coliflor,

Pero agregar muchos colores no es la única manera en la que podemos aprovechar mejor todos los beneficios de las frutas y verduras. 

Además, las #FrutasyVerdurasDeEstación tienen más nutrientes. ¿Por qué? Porque son vegetales más frescos, que se cosecharon esa misma temporada. 

Por eso, ¡que no falten en tus comidas!

Estos son los vegetales que podés encontrar en otoño

  • Berenjena
  • Acelga
  • Brócoli
  • Calabaza
  • Cebolla
  • Repollo
  • Espinaca
  • Zapallo

El último paso es… ¡cocinar!

Te compartimos esta receta de zapallo relleno, para aprovechar algunas de las verduras de estación:

  1. Cortá una calabaza por la mitad, sacale las semillas y cocinala en el horno hasta que esté tierna
  2. Herví un choclo. También podés agregar espinacas, brócoli o arvejas. Acordate: cuantos más colores haya en el plato, es más sano 😉 Si agregás otras verduras, cocinalo antes de agregarlo en los pasos siguientes. 
  3. Vaciá la calabaza cocida y reservá el puré
  4. Cortá un puerro o verdeo en rodajas y saltealo. Agregá el choclo en granos junto con el puré y las otras verduras cortadas.
  5. Mezclá todo en la sartén para que se forme el relleno, con un poco de leche para aligerarlo 😋
  6. Llená la cáscara de la calabaza vacía con el relleno. Tip: Agregale queso cremoso por encima y llevala al horno, para que se gratine 🙌

Con el apoyo de nuestros donantes, podemos acompañar a una comunidad para que pueda producir sus propios alimentos y mejorar la nutrición de los niños en distintos puntos del país. ¡Sumate vos también acá!