fbpx

Al trabajar junto a las comunidades de todo el país, sabemos lo importante que es la escuela y el comedor escolar para muchas familias

El contexto de Covid es un desafío para todos y va a seguir siéndolo por un tiempo, por ello diseñamos nuevas estrategias que nos permitan dar soluciones a las nuevas problemáticas.  No obstante es satisfactorio ver que, aunque las escuelas están cerradas, el proyecto escolar fortalece el bienestar nutricional de las familias ya sea por la formación, entrega de semillas y/o producción de la huerta escolar

Habitualmente tenemos nuevas novedades de los docentes, que nos comparten sus avances, su trabajo a distancia y su experiencia. Seguimos apoyándolos a la distancia por su gran compromiso y por el trabajo de muchas familias que lograron replicar la huerta de la escuela en cada casa. 

Compartimos la experiencia de dos escuelas con sus proyectos de huerta en esta etapa:

Escuela N°8448 de Ranquil Norte – Mendoza

La escuela tiene un espacio de huerta y un invernadero. Antes de la suspensión de clases, los docentes de la escuela nos habían compartido la buena noticia de que estaban cosechando en el espacio de huerta. 

Su invernadero fue una construcción que llevó mucho tiempo terminar. Gracias al compromiso de toda la comunidad, de los técnicos, los docentes y las familia que dedicaron recursos y esfuerzo que junto a la donación de los materiales con los que los apoyamos dieron como resultado un invernadero resistente y bien adaptado a las condiciones del clima de la zona. Estas cuestiones tan características de su geografía provocaron la rotura de su estructura anterior. 

Mientras se construía la estructura la escuela empezó una huerta a cielo abierto y, desde ese momento, muchas de las familias replicaron sus propias huertas en casa. De esa manera, los niños y niñas compartían lo que iban aprendiendo en la escuela y empezaron a tener sus propias cosechas.

Los docentes nos cuentan que las familias comparten sus avances y de hecho lo comparten con el equipo de Huerta Niño, esto nos motoriza y nos alienta a seguir haciendo que crezcan mas huerta en casa. 

Escuela N°1076 de Fontana – Chaco

Raúl Palacio es docente de la escuela “Maestro Alberto Rodolfo Rulhe, este año iban a comenzar la construcción del cerco para la huerta, con el que los acompañamos desde la Fundación pero, por la pandemia, esa construcción quedó detenida. 

Raúl se negaba a que la huerta quedara inactiva durante el cierre de la escuela. Por eso su propuesta fue la de repartir cebollas y habas, entre otras semillas, para que sus alumnos pudieran empezar sus huertas en casa. 

También nos solicitó material para que sus alumnos profundizaran el conocimiento del nuevo desafío, no solo adaptando el proyecto a pequeños espacios sino que las familias también pudieran reciclar material para los espacios de siembra. 

Durante estos meses se mantiene en contacto con sus alumnos por Whatsapp y nos cuenta que sus alumnos y alumnas ya empezaron a sembrar en sus pequeños espacios e incluso algunas familias construyeron cercos para sus huertas

Seguimos comprobando que los proyectos de huerta son vitales para la comunidad y se multiplica ya que muchas familias han adaptado el proyecto de la escuela a sus espacios en casa, reutilizando material, compartiendo semillas y plantines y empezando sus propias composteras

Solo dos ejemplos del accionar de los docentes que queremos destacar, por su gran compromiso y el de las familias. 

Podés sumarte y hacer posible que más familias puedan tener su huerta en casa entrando acá: ¡Sumate!