fbpx

Durante la última semana de agosto un equipo de Huerta Niño visitó las provincias de Chaco y Formosa, realizando un nuevo viaje de relevamiento, para visitar nuevas escuelas y proyectos que ya están en funcionamiento y poder conocer sus avances.

Esta vez los integrantes del equipo de Huerta Niño fueron: Fiorella Constantino, (Directora del área de programas), Julia Perez Bustillo y Santiago Ebis (Área de programas) y Pablo Capuccio (Consultor externo en territorio)

Fue un gran viaje, que tuvo seis días de duración. En total, se visitaron 19 escuelas y compartimos algunos grandes momentos del viaje.  

Provincia de ChacoEscuela Nº 1 Plurigrado «Héroes Latinoamericanos», Escuela N° 15, Escuela N° 181, Escuela EEP N° 534 “Primera Luz de la Patria”, Escuela EEP N° 1076 “Maestro Alberto Rodolfo Rulhe”, Escuela Nº 06 «Santiago Cimbaro Canella», Escuela N° 56 – Jardín de Infantes, Escuela N° 117, Anexo EEP, Escuela N° 563 Primaria EEP “Gobernador Felipe Gallardo”, Escuela N° 975, Escuela N° 654 “Indio Muerto”, Escuela N° 148 EFA “Arraigo Campesino”, Escuela N° 703 “Aroldo Sánchez”, Escuela N° 896, Escuela N° 843, Escuela N° 657 EEP “Tomás Manuel de Anchorena”, Escuela N° 246 EEP «Emilio Ravignani»

Una de las escuelas visitadas en Chaco fue la Escuela N° 654 en Indio Muerto.

Esta escuela cuenta con la particularidad de haberse acompañado en paralelo con la escuela N° 646 de Machagai, que fue la primera institución apoyada por Huerta Niño en 1999. Ambos proyectos tienen 20 años de producción para los niños.

En el caso de la escuela Nº654, se trata de una escuela plurigrado, que cuenta con 28 alumnos. El destino de la producción de la huerta es para el comedor de la escuela y fomenta la adquisición de conocimientos para que se pueda replicar en sus hogares.

Otra de las instituciones visitadas fue la escuela N° 896 Pampa del Infierno ubicada en Almirante Brown, Chaco.

Actualmente cuenta con 13 alumnos. Durante la visita, el equipo pudo conocer los avances de la construcción de su invernadero, que amplía su espacio de huerta. Además, junto a los docentes, se realizó una actividad con los alumnos: organizados en dos grupos, “Los Rabanitos” y “Las Lechugas”, dibujaron y explicaron los componentes de la huerta.

También se visitó la Escuela N° 703 en Pampa del Infierno. Es una escuela plurigrado que cuenta con 22 alumnos. 

En esta visita también se realizó una intervención educativa, con gran involucramiento de parte de los alumnos de años superiores.

Los temas de interés estaban vinculados con la nutrición y el medio ambiente. Cada tema se trabajó con láminas y hubo una gran participación cuando se abordaron los temas de huerta.

Por último, se visitó la escuela N° 657 en Pampa del Infierno, que cuenta con 420 alumnos y 38 maestros. Su proyecto de huerta recibió apoyo de Huerta Niño en el concurso “Vamos a sembrar” del 2013 y 2014. Tiene una huerta en excelente estado, que mantienen activa y en la visita también contaron que actualmente tienen nuevas necesidades para seguir ampliando y mejorando su espacio: un invernadero, mediasombra, cerco y herramientas

Provincia de FormosaEscuela N° 81, Escuela Jardín Materno Infantil “El Cangurito”

El viaje continuó hacia la provincia de Formosa y se visitó la escuela N° 81, situada en la localidad de El Colorado. Es una escuela secundaria que cuenta con 50 alumnos. Desde Huerta Niño se los había acompañado con la construcción de un cerco y un sombráculo. Además, se realizó una intervención educativa en donde surgieron propuestas muy interesantes como la producción de jugos naturales o la reforestación de la ciudad entre otros.

También en Formosa se visitó el Jardín de Infantes “El Cangurito” situado en Villafañe. Es un jardín que tiene una hermosa huerta de 60 metros, se los acompañó con la construcción del cerco perimetral y la colocación de una bomba de agua.

Se realizó una intervención educativa con la salita de 5 años, separados por grupos y dibujaron su huerta.

Viajar con FHN y visitar las escuelas con las que trabajamos y a las que acompañamos fue una experiencia muy enriquecedora que me permitió conocer y valorar la importancia de la huerta para las comunidades más postergadas del NEA, a nivel nutricional y a nivel comunitario. También aprendí del esfuerzo. la perseverancia y el valor de los y las maestras y técnicos de su trabajo cotidiano en la periferia de las ciudades o en lo profundo del monte.” (Santiago Ebis, Gestión de Proyectos)