¡Ya empezó la construcción de un

nuevo proyecto en el Bolsón, Provincia de Río Negro!

La escuela Nº 372 de El Bolsón comenzó la reconstrucción de su invernáculo, destinado a dar recursos al comedor donde asisten 166 alumnos de nivel primario.

Los vientos y las bajas temperaturas propias del clima de la zona obligan a la comunidad a tener estructuras especiales para poder mantenerlas en pie y también resguardar las frutas y verduras sembradas. Esto demostró ser una gran dificultad, que ya le costó a la escuela su primer invernáculo y le presentó un desafío

Por esta razón, se hacía necesario desarrollar una obra acorde a la zona, que garantizara un invernáculo duradero. Desde Huerta Niño elegimos a este proyecto como una de las 12 huertas e invernaderos que se están llevando adelante con lo recaudado en la Cena Anual 2017, adquiriendo todos los materiales y herramientas de la obra con estos fondos. Pero, además, la obra cuenta con la participación fundamental de Eduardo Graziano, técnico del INTA, quien aportó los diagramas para la construcción, Leandro Sisón, técnico del Prohuerta, los voluntarios de la Universidad Nacional de Río Negro y los vecinos del Barrio la Esperanza, también son parte de esta iniciativa comunitaria.

Desde la escuela, se espera que todo lo cosechado mejore la alimentación de los niños y niñas que asisten al comedor de jornada completa y que, además, sea un recurso sustentable que puedan tener muchos más niños. El equipo directivo se encuentra articulando la actividad con un comedor comunitario de la zona, para que se puedan aprovechar todos los recursos saludables del invernáculo tanto en el comedor escolar (durante los meses de actividad de la escuela), así como también en el comedor comunitario (durante los meses de verano).

Muy pronto, gracias al compromiso conjunto de Huerta Niño, el INTA, el Prohuerta y al de todos los donantes y voluntarios que son parte de nuestros proyectos y permiten que cada construcción se lleve adelante, la escuela Nº 372 va a tener un proyecto sólido,  capaz de soportar los rigores y dificultades del clima, acompañando a la escuela y mejorando la alimentación de cientos de niños por muchos años.