Jornada de Voluntariado en la escuelita rural de Marcos Paz

Al comienzo del ciclo lectivo 2017 recibimos el proyecto de la escuela de ámbito rural Nº 19 de Marcos Paz.

Andrea, docente de Ciencias Naturales y Matemática, impulsó la propuesta, contactándose con el equipo de Fundación Huerta Niño y nos contaba que diariamente el comedor brinda desayuno, almuerzo y merienda a sus 90 alumnos:

En la búsqueda de soluciones al grave problema del déficit alimentario en los hogares, surge esta posible alternativa: la producción casera de alimentos como aporte a la dieta alimentaria, que a la vez haga que la participación de sus beneficiarios sea colectiva y familiar.

Este modelo es la HUERTA ESCOLAR y los niños son los multiplicadores en sus propios hogares.

La huerta conlleva el cuidado y el aprovechamiento de la naturaleza, la capacidad de valoración de las posibilidades y limitaciones de trabajo de todos aquellos que participan y comparten esta experiencia en la elaboración y puesta en práctica del  proyecto.

 

Desde Fundación Huerta Niño tuvimos la posibilidad de acompañar la construcción del nuevo espacio junto a un grupo de voluntarios y mediante la donación de herramientas que les permitieran trabajar una huerta agroecológica de mayor dimensión.

En la escuela comenzaron a labrar el suelo con herramientas prestadas por los docentes. La comunidad fue convocada una mañana de sábado y en pocas horas comenzó la transformación del espacio. Voluntarios, vecinos y docentes compartieron una jornada de intenso trabajo logrando el armado de una huerta de 10mts x 5mts con cerco perimetral. Se construyeron 4 canteros de altura con tierra negra. Algunos de los alumnos de Andrea se acercaron a la escuela y participaron del primer trasplante.

El lunes Andrea sorprendió a los alumnos recibiéndolos en la nueva aula a cielo abierto: el espacio de huerta. Con la intención de que los niños participen y se apropien del proyecto, dedicaron parte de la semana a embellecer el espacio: prepararon plantines, pintaron de colores los postes del cerco y los canteros. Ahora la “seño de huerta”, enseña a cultivar la paciencia porque ya hay muchas ganas de probar los primeros frutos del trabajo: ¡tomates, frutillas, lechuga, acelga!

Andrea nos cuenta que la huerta funcionó todo el verano y está hermosa. Cosecharon bolsas de tomate y zapallitos, lo cual resulta de mucha ayuda al comedor de verano para complementar la dieta de los niños. Los niños colaboran a diario con el riego, cosechan los vegetales y se divierten ayudando también en la cocina.

¡Felicitaciones a la escuela Nº 19 de Marcos Paz!